Miastenia Gravis y el tratamiento con fisioterapia

La miastenia gravis es una enfermedad neuromuscular crónica que afecta a las personas en todo el mundo. Al ser una enfermedad poco común es importante comprender los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad para proporcionar el mejor cuidado posible. En este artículo, explicaremos la principal sintomatología, los tratamientos actuales así como la relación entre la miastenia gravis y la fisioterapia, y cómo la fisioterapia puede desempeñar un papel importante en el manejo de la enfermedad.

1. ¿Qué es la miastenia gravis?

La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune que afecta al sistema nervioso y concretamente a la comunicación entre los nervios y los músculos. Ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo produce anticuerpos que bloquean o destruyen los receptores de acetilcolina en los músculos. La acetilcolina es una sustancia química necesaria para la contracción muscular. Como resultado, los músculos se debilitan y se fatigan fácilmente. La miastenia gravis puede afectar tanto a los músculos voluntarios como a los involuntarios.

2. Síntomas de la miastenia gravis

Los síntomas de la miastenia gravis pueden variar en la gravedad y afectar diferentes áreas del cuerpo. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

Debilidad muscular

La debilidad muscular es el síntoma principal de la miastenia gravis. Puede afectar los músculos de los ojos, la cara, el cuello, los brazos y las piernas. La debilidad tiende a empeorar con la actividad y mejora con períodos de descanso.

Ptosis y visión doble

La ptosis, o caída del párpado, es un síntoma característico de la miastenia gravis. También es frecuente que se pueda producir visión doble debido al agotamiento y debilidad de los músculos oculares.

Dificultad para tragar y hablar

Podemos encontrarnos también con problemas en la musculatura de la faringe lo que provocará dificultad a la hora de la parla o de la deglución.

3. Diagnóstico de la miastenia gravis

El diagnóstico de la miastenia gravis generalmente implica una combinación de evaluación clínica, pruebas de función muscular y análisis de sangre. Algunas de las pruebas comunes incluyen:

Prueba del anticolinesterasa

Esta prueba mide la respuesta muscular después de la administración de un medicamento que inhibe la enzima anticolinesterasa. Una mejora en la fuerza muscular después de la prueba puede indicar miastenia gravis.

Electrofisiología

Las pruebas electrofisiológicas, como la electromiografía (EMG) y los potenciales evocados, pueden ayudar a evaluar la función muscular y la transmisión neuromuscular.

4. Tratamiento de la miastenia gravis

Lamentablemente a día de hoy no hay un tratamiento que cure la miastenia gravis. El objetivo del tratamiento estará enfocado al alivio de la sintomatología, a mejorar la función muscular y prevenir las crisis miasténicas. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

Medicamentos

Los medicamentos anticolinesterasa, inmunosupresores y corticosteroides pueden ayudar a controlar los síntomas y reducir la debilidad muscular.

Terapia de plasmaféresis

La plasmaféresis es un procedimiento en el que se extrae la sangre del paciente, se separa el plasma y se devuelve la sangre al cuerpo. Puede ayudar a eliminar los anticuerpos que están causando la debilidad muscular.

Cirugía

En casos graves de miastenia gravis, se puede considerar la extirpación del timo (timectomía) para mejorar los síntomas.El Timo es el principal encargado de la producción y maduración de los linfocitos o células T, que son las células del sistema inmune.

5. La fisioterapia en el tratamiento de la miastenia gravis

La fisioterapia desempeña un papel importante en el manejo de la miastenia gravis al mejorar la fuerza muscular, la movilidad y la calidad de vida de los pacientes. Algunas formas en las que la fisioterapia puede ayudar incluyen:

Ejercicios de fortalecimiento muscular

Los ejercicios de fortalecimiento específicos pueden ayudar a mejorar la fuerza muscular y la resistencia en personas con miastenia gravis ayudando a posponer la aparición de la fatiga muscular.

Técnicas de conservación de energía

La fisioterapia también tiene un papel muy importante a la hora de enseñar técnicas y estrategias de economía energética con el objetivo de poder realizar las actividades diarias de manera más eficiente.

Terapia respiratoria

En casos en los que la debilidad muscular afecta la respiración, la fisioterapia respiratoria puede ser beneficiosa para mejorar la función pulmonar y la capacidad respiratoria.

Conclusión

La miastenia gravis es una enfermedad compleja que requiere un enfoque multidisciplinario en su manejo. La fisioterapia tendrá un papel de tratamiento integral con el objetivo de poder mejorar la salud muscular y como consecuencia mejorar la calidad de vida. En FisioReact procuramos trabajar siempre de la mano del equipo médico especializado para proporcionar un enfoque de tratamiento completo y personalizado para cada paciente y así realizar un tratamiento totalmente personalizado a sus necesidades. Puedes reservar aquí tu próxima sesión. 

Preguntas frecuentes (FAQs)

  1. ¿Cuál es la causa de la miastenia gravis? La miastenia gravis es causada por una respuesta inmunológica anormal que ataca los receptores de acetilcolina en los músculos.
  2. ¿La miastenia gravis es una enfermedad hereditaria? En la mayoría de los casos, la miastenia gravis no es hereditaria. Sin embargo, hay casos raros en los que puede haber un componente genético.
  3. ¿La miastenia gravis tiene cura? No hay una cura conocida para la miastenia gravis, pero los síntomas pueden controlarse con medicamentos y tratamientos adecuados.
  4. ¿La fisioterapia es dolorosa para los pacientes con miastenia gravis? La fisioterapia se adapta a las necesidades individuales de cada paciente y se realiza de manera segura y sin causar dolor adicional.
  5. ¿La miastenia gravis afecta solo a los músculos esqueléticos? No, la miastenia gravis también puede afectar los músculos involuntarios, como los músculos del corazón y los músculos involucrados en la digestión.